La APSF junto con los periodistas de FM Sol agredidos ayer se reunieron con funcionarios en el Ministerio de Seguridad de la provincia.

En horas de la mañana, se llevó a cabo una reunión en el Ministerio de Seguridad de la provincia, a raíz de las amenazas y agresiones sufridas por los integrantes del programa Sol de Noche en la madrugada de ayer.

De la reunión participaron el subsecretario de Seguridad Pública de la provincia, Diego Poretti, el titular de la Fiscalía Regional I de Santa Fe, Ricardo Fessia, el secretario general de la APSF, Pablo Jiménez, el secretario Tesorero, Alejandro Brittos, el abogado del gremio Jorge Lucero, el delegado de personal de FM Sol, Mario Demonte, y los periodistas agredidos, Alejandro Paganelli y Jorge Cantero.

Durante la reunión, el secretario general de la APSF expresó la “preocupación de todo el gremio de prensa por lo ocurrido y la necesidad de una rápida investigación para dar con los responsables de lo sucedido”. Tras lo cual Paganelli y Cantero hicieron un pormenorizado relato de lo ocurrido y brindaron toda la información disponible.

A pedido de las autoridades presentes, se complementará la denuncia efectuada por Paganelli ante la comisaría 2da. con la presentación de los audios del programa y los videos de la cámara de seguridad de la radio.

Por su parte, tanto Fessia como Poretti aseguraron que ya están en marcha las investigaciones del caso y que en la misma está trabajando una unidad especial de investigaciones para recopilar más información de elementos electrónicos y entrecruzar datos que permitan dar con los autores de las amenazas y agresiones.

En tanto, desde el sindicato se solicitó además que se brinden las medidas de seguridad necesarias para que los periodistas de la radio puedan seguir desarrollando su labor sin inconvenientes.

En la madrugada de ayer, los compañeros del programa Sol de Noche sufrieron amenazas telefónicas de una persona que se dijo integrante de la GSI municipal, tras lo cual a la salida de la radio fueron atacados por cuatro encapuchados, uno de ellos dañó el vehículo personal de uno de los periodistas.

La APSF reitera la necesidad de una profunda investigación para esclarecer de forma urgente lo sucedido.