b_350_0_16777215_00_images_casobaraldo.jpg

La Asociación de Prensa de Santa Fe expresa públicamente su honda preocupación por las amenazas y presiones denunciadas por periodistas que vienen llevando a cabo la cobertura informativa del denominado Caso Baraldo.

El periodista Luis Mino denunció al aire fuertes amenazas hacia él, hacia su familia y hacia la radio Aire de Santa Fe en el marco de la cobertura informativa de este caso. Mino denunció que recibió mensajes intimidatorios conteniendo graves amenazas que se harían efectivas si continuaba con la cobertura del caso.

El periodista Daniel Franck, del diario El Colono del Oeste de Esperanza, viene sufriendo desde hace tiempo presiones y acciones destinadas a condicionar su trabajo periodístico. Algunas de estas intimidaciones ya fueron denunciadas en el marco del juicio. En particular el periodista explicó que un alto ex directivo de la empresa Gonella, de apellido Pianetti, le exigía que “antes de escribir debía llamarlo y que él le iba a decir” lo que debía publicar. Dicha situación fue denunciada ante el fiscal De Pedro, que entiende en la causa. Pero las presiones continuaron llegando a afectar la salud del trabajador de prensa.

A ello se suman ahora estas amenazas. Se trata de una clara ofensiva destinada a tratar de evitar que se informe libremente a la población con el objetivo de encubrir a los culpables de crímenes aberrantes contra, -al menos- un niño.

En el mediodía de hoy la Cámara Penal, interviniente en el Caso Baraldo, resolvió dejar en libertad a los tres condenados en primera instancia por el abuso sexual agravado contra el niño esperancino.

Hacemos un llamado a las autoridades de todos los poderes del Estado para que tomen las medidas necesarias para investigar y castigar a los responsables de estas amenazas y garantizar el libre ejercicio de la labor informativa de la prensa.

Reafirmamos nuestra solidaridad y respaldo hacia los periodistas afectados y afirmamos que utilizaremos todas las herramientas a nuestro alcance para defender el trabajo periodístico y el derecho a informar sin miedo